Pavimentos pulidos

  • El tratamiento que se da al hormigón, siempre dependerá del estado del pavimento y la terminación que se desee.
  • Se desbasta con granos de diamante de 30 a 45, para igualar y posteriormente se continúa con grano de 75 a 120 de diamante metálico para refinar.
  • Finalizado el desbaste con diamantes metálicos, se aplica líquido endurecedor con sales, el cual sella el poro del pavimento y alarga la durabilidad del brillo.
  • Finalmente se afina con diamantes de resina, hasta llegar a grano 400 a 800 , obteniendo el brillo deseado.
  • Estos procesos se realizan sin polvo, dado que es aspirado directamente por las máquinas.
  • Tampoco se utiliza agua, lo cual evita la retirada de residuos y el consecuente reciclaje.